• Vigilance

Todo es cuestión de números: en Canadá, todavía es posible ayudar a salvar el planeta.

Updated: Oct 18, 2021


Text y fotos por Karen Moe

Traducción de español por Habacuc Morales







Glosario de términos:


The Rainforest Flying Squad(RFS): es un movimiento de base de acción directa no violento, dirigido por voluntarios que se comprometen a proteger los últimos bosques antiguos lluviosos templados de importancia mundial en la isla de Vancouver.


Bloques blandos: barricadas de rocas, troncos, montones de tierra o trincheras.


Bloques duros: barricadas en las que se encierran los defensores del bosque.


Un dragón durmiente: un bloque duro donde un defensor del bosque mete el brazo en un agujero, se encadena y se tumba sobre el camino de tala para bloquear la industria.


La trinchera del dragón dormido: los defensores del bosque se acuestan en el fondo de una profunda trinchera excavada en un camino de tala y se encierran en dragones dormidos.


Zonas de exclusión: bloqueos ilegales instalados por la RCMP (el equivalente a la gendarmería de México) lejos de los sitios donde extraen a los Defensores del Bosque de sus bloques duros para que ni los medios de comunicación ni el público puedan presenciar su comportamiento cada vez más violento. Las zonas de exclusión han sido declaradas ilegales por la Corte Suprema de BC, pero la RCMP no está obedeciendo estas órdenes.


The Green Guys: paramilitares de la RCMP que lideran los ataques de la RCMP contra los defensores del bosque y sus campamentos.


La RCMP: mercenarios para la industria.


El primer ministro John Horgan y el NDP (un partido político): servidores de la industria y la explotación de la tierra para obtener ganancias a corto plazo.


Teal-Jones: la corporación de tala a la que el gobierno de Columbia Británica otorgó una licencia de 25 años para talar 60.000 hectáreas del sur de la isla de Vancouver, incluidas 2.061 hectáreas de Old Growth.


Colonos: Canadienses, como yo, cuyos antepasados ​​emigraron de otros países (principalmente Europa) y que se han beneficiado de la colonización de los pueblos indígenas y la explotación de su territorio no cedido. Siento que, como colono, es mi responsabilidad apoyar a los pueblos indígenas y ayudar a poner fin a la explotación de su territorio salvaje en beneficio de todos, incluidas otras especies y la tierra.





Llegué con el corazón roto; me fui llena de júbilo ¿Qué sucedió? Una victoria en Fairy Creek.


Como siempre es el caso en un mundo gobernado por la codicia corporativa, no sabes realmente lo que está sucediendo en un lugar donde la gente lucha por la justicia hasta que vas allí. Y esto es especialmente cierto en Fairy Creek BC, el sitio del bloqueo de tala del bosque primario organizado por el Rainforest Flying Squad que se ha atrincherado en las montañas del territorio de Pacheedaht y el territorio vecino del pueblo nativo Ditidaht desde agosto de 2020.


El 12 de abril de 2021, todos los principales medios de comunicación criticaron la misma historia: “El Pacheedaht [el consejo del bando indígena, Indian Band Council] pidió a los manifestantes que abandonaran su territorio, diciendo: “No damos la bienvenida ni apoyamos la participación no solicitada o la interferencia de otros en nuestro territorio, incluido el activismo de terceros.” Todos dejaron de lado la parte de que el Indian Band Council no representa los deseos de toda la gente de Pacheedaht y que Elder Bill Jones y Kati George-Jim han invitado—incluso implorado—a los Defensores del Bosque para que se queden y ayuden a proteger sus tierras sagradas. [1] La nación Pacheedaht quiere que el bloqueo de Fairy Creek se vaya, proclamó el National Observer (un prestigioso periódico de Canadá); 'No damos la bienvenida a la interferencia': cuando los pueblos indígenas rompen con los ambientalistas, proclamó el National Post (periódico canadiense); BC Los pueblos indigenas en desacuerdo con los manifestantes anti-tala, explota el Globe & Mail (periódico canadiense). Y así sucesivamente.


Los principales medios de comunicación también omiten la parte de que los Consejos de Bandas Indias se establecieron al mismo tiempo que las escuelas residenciales indias y la RCMP; son todas continuaciones del estado colonial canadiense. Cuando los gobiernos BC y de Canadá proclaman que han consultado a los pueblos indígenas, sólo han consultado a los colonizados: los forzados. [2]


El 7 de junio de 2021, todos los grandes medios informativos informaron que las Primeras Naciones (Pueblos indígenas de Canadá, allegados al gobierno) Ditidaht, Huu-ay-aht y Pacheedaht habían notificado formalmente a la provincia su decisión de aplazar la tala de árboles viejos durante dos años en Fairy Creek y Central Walbran. “Toda la tala actual se pondrá en espera”, Chief Coun. Se citó a Robert J. Dennis Sr. del Consejo de la Banda India de Huu-ay-aht. No nos dicen que “toda la tala actual” no se ha detenido. Esta repetición en los medios de “toda” es sólo 884 de las 2061 hectáreas de Old Growth en Fairy Creek y también hay 1,117 hectáreas adyacentes que siguen en riesgo. [3] Las motosierras todavía han estado encendidas (siempre y cuando puedan pasar a los defensores del bosque); la RCMP ha estado sirviendo a Teal-Jones para tratar de mantener abiertos los caminos forestales; todo el bosque primario en Road 2000 y Caycuse Valley, donde anidaban los búhos chillones occidentales, fue talado después del aplazamiento de dos años de la tala de “toda” la tala de árboles viejos; con la pérdida de Landback Bridge ante la RCMP el 26 de agosto, el bosque primario entre lo que una vez fue Heli-Ridge y Ridge Camp tiene un alto riesgo de ser talado en un futuro cercano, independientemente del aplazamiento de dos años (vea una foto de este bosque mágico abajo); Teal-Jones ha estado agarrando la mayor cantidad de árboles que a veces tienen más de 1000 años de edad lo más rápido posible de las 1,117 hectáreas que no están protegidas. Cuando no se consulta a todos los pueblos indígenas del territorio, todo el bosque antiguo amenazado no está incluido en la moratoria y no es contabilizado por el gobierno.



Bosque primario desprotegido entre Heli-Ridge y Ridge Camp.



Hasta el sábado 14 de agosto no había visitado los bloqueos desde el 24 de junio. Como en cualquier guerra, la guerra más reciente de Canadá en los bosques cambia rápidamente. [4]


Las redes sociales de Fairy Creek Blockade y Rainforest Flying Squad son el pulso del reportaje de primera línea que surge de este conflicto entre corporaciones y ambientalistas, una batalla que puede describirse como una guerra de guerrillas con (algunos) derechos humanos. Desde el aplazamiento de dos años y la correspondiente manipulación de la opinión pública, la RCMP ha incrementado su agresión contra los defensores de los bosques para abrir los caminos a lo que, paradójicamente, se les ha dicho a los ciudadanos de Columbia Británica que no está siendo talado. Nadie parece estar haciendo la pregunta: ¿por qué los defensores del bosque seguirían allí si han obtenido lo que querían?


Antes del anuncio del aplazamiento, la RCMP eliminó los bloques blandos a mano; después del anuncio, se trajeron buldocers y se empezaron a utilizar excavadoras y martillos neumáticos para extraer a los defensores del bosque de los bloques duros. Estas imágenes rara vez se muestran en los principales medios de comunicación.


Antes de mi última visita, había estado viendo las actualizaciones diarias directamente del frente de los defensores del bosque. Había sido testigo de cómo las extracciones de los bloques duros se volvían cada vez más peligrosas. Un día, cuando los defensores del bosque se acercaban a una zona de exclusión ilegal de la RCMP, ni siquiera tenían que cruzar la línea para ser arrestados. Tan pronto como llegaron, la RCMP los alcanzó atrás de la cinta, los agarró, los obligó a cruzar la línea, los tiró al suelo y los arrestó. Otro día, vi una excavadora cavando a menos de cinco pies de una mujer tendida en la carretera en su dragón dormido. En otro, leí acerca de dos defensores indígenas en una trinchera de dragones dormidos en riesgo de ser enterrados vivos mientras la excavadora conducía por los bordes y los lados de la trinchera comenzaron a derrumbarse. Todo lo que falta en las tácticas de la RCMP para mantener los caminos abiertos para la industria son rifles de asalto.





El 9 de agosto de 2021, el primer aniversario de los bloques de Fairy Creek, la RCMP aceleró su agresión y tomó los cuartales centrales. Escuché en las noticias lo de siempre: los manifestantes todavía están allí a pesar de que ha habido un aplazamiento de dos años en toda la tala en el área. Las Primeras Naciones no los quieren allí.



Pacheedaht Elder Bill Jones da la bienvenida a todos los defensores del bosque



Cuando llegué a Fairy Creek el sábado 14, estaba llena de tristeza e ira. Pensé que todo había terminado. Pensé que habíamos perdido. Pero nunca sabes qué sucederá cuando visitas Fairy Creek.


Nos reunimos frente a lo que alguna vez fue el cuartel general. Conocí a Bill Jones por primera vez y lo escuché hablar. Dio la bienvenida a toda la gente, la mayoría colonos, [5] y nos dijo que aunque somos descendientes de la cultura colonizadora, todos fuimos alguna vez indígenas. Tenemos tanto derecho a estar allí luchando para salvar lo que queda del bosque primario como los pueblos indígenas en cuyo territorio nos paramos, en cuyo territorio explotaron nuestros antepasados ​​coloniales, en cuyo territorio muchos de nosotros hemos vivido toda nuestra vida y también a tener una conexión emocional profunda. Nunca me había sentido tan bienvenida en esta pelea que también es parte de mí.


A diferencia del término de nuestra necesidad de ser descolonizados, Bill habló positivamente, sin acusación, de “re-indigenizar” y dijo que todos tenemos el mismo espíritu que nos conecta con aquello por lo que luchamos: los árboles centenarios, el ecosistema intacto, la supervivencia de nuestra tierra y el futuro. Nos animó a estar atentos y a seguir reclutando a nuestros amigos e incluso a nuestros enemigos en el movimiento para que podamos dejar que el mundo se dé cuenta de que estamos en la búsqueda pacífica de regenerar nuestra economía mundial para que sea sostenible para todas las personas, lo que él llama una economía espiritual. Luego nos dio su bendición para nuestra marcha: “mostraremos al mundo que vamos en paz y felicidad sabiendo que somos los ganadores”.



Matriarcas de Haida Gwaii



Mientras esperábamos a que llegara más gente, dos matriarcas de Haida Gwaii nos guiaron en una canción. Compartieron su tradicional “canción feliz” y una canción de nacimiento. Rat-tail, un defensor del bosque que había venido desde Quesnel BC, nos aceleró con sus apasionadas consignas de protesta:


“Yo digo tierra, tú dices: ¡Madre! Yo digo planeta, tú dices: ¡Crisis! Yo digo corporación, tú dices: ¡Codicia! Yo digo árboles, tú dices: ¡Vida!”





Todos fueron invitados a compartir su gratitud: “Por haber sido invitados aquí para ayudar a salvar al viejo bosque primario; por el bosque; por todos los que estamos aquí hoy luchando juntos”.


Las mujeres colonas nos guiaron en cánticos:


“Estamos rodeados de poderosos, sus raíces crecen profundamente, en la tierra amorosa”.


“Salva el bosque primario, para el futuro de nuestros niños ¡Parados juntos, unidos juntos, detengan la tala para siempre!”


“Y nos elevaremos más y más alto con las alas de la compasión, la justicia y el amor”.





Fortalecidos con compasión y lucha, iniciamos la caminata de 7 km, aproximadamente 250 personas de todas las edades, liderados en canto por las matriarcas de Haida Gwaii. Atravesamos el cuartel general diezmado y nos dirigimos hacia River Camp, para enfrentarnos a la RCMP, apoyar a los defensores del bosque en el frente de batalla y descubrir lo que realmente está sucediendo en Fairy Creek, para que podamos difundir la verdad y reclutar más defensores del bosque.






Vi a un explorador de la RCMP mirándonos a través de binoculares desde lo alto de una cresta distante. Me pregunto qué pensó la RCMP, qué estrategias trazaron, mientras él informaba sobre cuántos de nosotros estábamos marchando con determinación y alegría.





Llegamos a la zona de exclusión de ese día—como de costumbre, establecida a kilómetros de donde la RCMP había estado extrayendo y arrestando a los defensores del bosque. Sin embargo, esta barricada no estaba hecha de la línea habitual de oficiales de la RCMP y un trozo de cinta policial. Ésta estaba compuesta por dos camionetas de la policía, estacionados en ángulo, con solo un pie entre ellos. Pero solo había siete policías. Y más de 250 de nosotros. Aunque ellos tenían las camionetas y las armas, nosotros teníamos el poder. No pudieron arrestarnos a todos. “Lo único a lo que teme la RCMP es a los números”, afirmó una publicación de RFS en Instagram.




“Tenemos prisioneros”, anunció un oficial.


“¿Prisioneros?” Pregunté, sorprendida por la brutal franqueza de este término “¿No te refieres a los defensores del bosque, aquellos que están sacrificando todo para salvar el planeta para ti y tus hijos?” Ninguna respuesta. Mirada muerta.





“Necesitamos una hora para sacarlos”, continuó. “Los presos llevan mucho tiempo en la furgoneta. Están muy calientes. Necesitan aire fresco”. Ésta era la estrategia que habían planeado: usar a nuestra propia gente, los prisioneros en la camioneta-patrulla, para desanimarnos haciéndonos esperar en el calor del cambio climático, idealmente coaccionar al menos a algunos de nosotros para que regresaramos. Nunca tomaría una hora conducir una camioneta a nuestro alrededor. Fingió el habitual cuidado-del-bienestar-de-los-que-acaban-de-capturar, de los que llaman prisioneros, de aquellos a los que podrían haber dado aire fresco si realmente les importara o, mejor aún, no arrestar a personas sacrificando todo para salvar al planeta. [6]


“Cuidado. Hay vidrios rotos”, otro oficial me ofreció una pieza de protección paterna cuando pasé—a pesar de que llevaba botas de montaña que han escalado picos de montañas. Me reí.


“Si quieres cuidar mi bienestar y el de todos los demás, dejarás de romper los corazones del 85% de los habitantes de la Columbia Británica [7] que están preocupados por la tala de árboles antiguos, eso que estás apoyando mata el futuro al ayudar a las corporaciones a seguir violando la tierra”.


Ninguna respuesta.



Paramilitar de la RCMP también conocido como “Green Guy”



Le pregunté a un oficial: “¿Tomó River Camp hoy?”


“Sí”, respondió. Mi corazón se hundió más. Si toman River Camp, el camino maderero estará abierto para que Teal-Jones continúe talando un bosque prístino, el que recorrí para escribir mi primer artículo [8], el lugar más mágico en el que he estado— uno de los tramos del bosque primario que no está protegido temporalmente por la moratoria de dos años sobre “toda” tala del bosque antiguo en Fairy Creek. Con alegría, descubrí poco después que me había mentido descaradamente.




Viejo bosque desprotegido en Fairy Creek



Un defensor del bosque de River Camp había atravesado el bosque para darnos un mensaje desde el frente. Se paró en el acantilado sobre nosotros y gritó: “¡Estamos muy emocionados de verte!” Su sonrisa emanaba justicia y revolución “¡¡Los veremos pronto a todos !!”


Siempre es difícil saber cuál es la mejor decisión, la mejor estrategia, cuando se enfrenta a la RCMP, cuando se enfrenta a quienes tienen la autoridad para abusar y arrestar, esos que a ellos mismos, a menudo deberían arrestar [9]. El oficial dijo que si dejábamos pasar la patrulla, nosotros podríamos pasar libremente.


Nos apuramos en preparar el bloqueo, para de alguna manera sortear y pasar por encima de los camiones de la RCMP, para no dejar que se llevaran a los defensores del bosque. Pero, al final, nos guió el deseo de una protesta pacífica como lo deseaban Bill Jones y los pueblos indígenas; se decidió dejar pasar la patrulla y continuar hacia River Camp. Al final, tomamos la decisión correcta. Seguimos caminando y cantando hacia la primera línea de batalla.




Nos encontramos con una excavadora. Un oficial se apoyó con orgullo contra ésta. Otras dos estaban en la parte trasera. El conductor todavía estaba en su jaula.


“¿Es esto lo que usaste para extraer a los defensores del bosque hoy?”


“Sí”.


“¿No es peligroso usar una excavadora a unos pocos pies del cuerpo de una persona?”


“Lo hacemos con sumo cuidado. Es muy seguro. Nadie salió herido."


“¿Cómo puede ser seguro retirar personas con equipo pesado?” Yo siempre pregunto.





Entonces los vimos. Los defensores del bosque de la primera línea estaban sentados en una hilera de la cual la RCMP se había visto obligada a retirarse. Una barricada de emoción y gratitud. Debido a nosotros. Nuestro poder en números detuvo el asedio de River Camp ese día. Los defensores del bosque agotados y privados de sueño nos recibieron con ovaciones, lágrimas, tambores y canciones. Simbólicamente, la fuerza colonial de la RCMP había sido detenida justo antes del Sitio Sagrado del Vestido Rojo, donde decenas de vestidos rojos están colgados en el claro, llorando al unísono con la tierra violada. Un sistema que viola la tierra por sus recursos y ganancias también es responsable de las violaciones y asesinatos de mujeres indígenas, la violencia contra todas las mujeres y todos aquellos que son explotados en la jerarquía colonialista, patriarcal, capitalista. Como toda la vida en el medio ambiente es interdependiente entre sí, también lo es el hecho de que toda la explotación y la violencia provienen del mismo lugar. Todo está conectado.








Bailamos. Una activista indígena, Kati George-Jim, un descendiente de Bill Jones, se paró encima de un automóvil de bloqueo y gritó alegría y bienvenida:


“Es gracias a ustedes que podemos quedarnos aquí y asegurarnos de que estas tierras reciban la atención, el amor y el cuidado que se necesita para llevar adelante esta lucha que no es sólo en estos territorios, sino en todo el mundo, en territorios que han sido invadidos por industrias como Teal-Jones que están abriéndose camino para sacar por la fuerza a los pueblos indígenas de sus territorios soberanos. Ustedes hicieron historia hoy. Y vamos a seguir haciendo historia mañana y esta noche y todos los días después porque sabemos, cuando aparecen, cuando pueden enlazar los brazos, cuando pueden decir te amo, cuando pueden hacer esa caminata sin saber qué esperar más que ser bienvenidos y ser amados, eso requiere valentía y eso se siente en el corazón, así que estoy tan humildemente agradecida con todos y cada uno de ustedes”.



Kati George-Jim



Hablé con Jay, uno de los defensores del bosque desde hace mucho tiempo, sobre lo que realmente sucedió con las extracciones de ese día. En absoluto contraste con la declaración de la policía de extracciones “seguras”, supe que los defensores del bosque yacían en una trinchera encerrados en sus dragones durmientes. La RCMP condujo alrededor de la trinchera, a unos pocos pies de los bordes, con el brazo y el cucharón balanceándose por encima. Los defensores del bosque se quedaron. La RCMP luego amenazó con colocar tablas en la zanja y hacer pasar la excavadora sobre ellas. Intimidados y aterrorizados, los defensores del bosque se soltaron del bloque duro. La estrategia de la RCMP ese día fue literalmente amenazar la vida de los defensores del bosque con una excavadora, lo que ha estado sucediendo todos los días desde el anuncio de la moratoria de dos años y la manipulación de la opinión pública.


Hablé con Nemo en una cresta con vista a las festividades donde supe que no sólo River Camp no se había caído, sino que Waterfall Camp y Ridge todavía estaban de pie. También supe que gracias a nuestro número, más defensores del bosque habían podido unirse al frente para trabajar toda la noche y reforzar el bloqueo. Habíamos cumplido la profecía de Bill Jones: “Le mostraremos al mundo que vamos en paz y felicidad sabiendo que somos los ganadores”. Y lo hicimos. Y especialmente se lo mostramos a la RCMP.




A la mañana siguiente, el defensor del bosque Goat regresó al campamento. Había estado en River Camp cuando llegamos al Sitio Sagrado del Vestido Rojo. Me contó cómo, gracias a nosotros, gracias a las 250 personas que se habían presentado, los defensores del bosque pudieron construir bloques duros y blandos y recuperar los 7 km de camino forestal desde River Camp hasta la carretera. Incluyendo el cuartel general.


“Difundan la palabra. Recluten más personas para nuestro movimiento”, pide Bill Jones. “Incluso tus enemigos”.


Gracias a todos los defensores del bosque, personas que actúan sobre el hecho de que hay esperanza. Llegué con el corazón roto; me fui llena de júbilo. Pero el sábado 14 de agosto fue sólo un día. Esta fue sólo una llamada de emergencia de Fairy Creek, donde se presentaron cientos; cada día es una emergencia cuando todo está en juego. [10]





El 1 de abril de 2021, cuando a Teal-Jones se le otorgó su orden judicial contra los defensores del bosque para que nadie pueda protestar pacíficamente por la tala del bosque primario, la actitud del juez de la Suprema Corte de Columbia Británica Frits Verhoeven hacia los defensores del bosque rozaba las acusaciones de terrorismo cuando dictaminó en favor de la industria. Declaró que: “La RCMP ha indicado una preferencia por los términos de ejecución policial en circunstancias como estas, donde los bloqueos son numerosos y persistentes”, escribió el juez, calificando a los manifestantes como “un grupo muy militante” que “afirman tener cientos de participantes activos”. [11]


Sin embargo, para el 20 de julio de 2021, sobre la base de los informes y las quejas sobre el uso de las zonas de exclusión de la RCMP para evitar que el público y los medios de comunicación fueran testigos de las extracciones y arrestos cada vez más violentos de los defensores del bosque, el juez Douglas Thompson dictaminó: “Mi evaluación es que el grado de interferencia con las libertades de los miembros del público y los miembros de los medios de comunicación es sustancial y grave ... La RCMP no ha establecido que las acciones policiales bajo examen sean razonablemente necesarias para ninguno de los deberes que afirman”, escribió Thompson. “De ello se desprende que la RCMP no tiene autoridad legal para estas acciones… Las acciones son ilegales.” Es posible que la corte esté comenzando a fallar a favor de la justicia y no a favor de la codicia, explotación y lucro de unos pocos. [12] Sin embargo, la RCMP no está siguiendo las órdenes de la Suprema Corte de Columbia Británica. Afortunadamente, al igual que el juez supremo de Columbia Británica comenzó a ponerse del lado de los defensores de los bosques, los principales medios de comunicación están comenzando lentamente a informar sobre la brutalidad de la RCMP y contar más de la historia para que el público pueda tener acceso a lo que realmente está sucediendo en Fairy Creek.





En 2012, a Teal-Jones se le otorgó una licencia de veinticinco años para talar aproximadamente 60,000 hectáreas (que contienen algunos de los últimos bosques primarios que quedan en el mundo). Ahora se encuentran en medio de una revisión de diez años (que se ha pospuesto de mayo de 2021 a octubre de 2021). Kathleen Code, del equipo de defensa legal de RFS, me dijo que hay muy poca información disponible del gobierno.


La orden judicial de Teal-Jones contra los defensores del bosque finaliza el 26 de septiembre de 2021. El equipo legal de Rainforest Flying Squad está trabajando para revocarla. Si nosotros y los defensores de los bosques podemos seguir bloqueando los caminos de tala hasta que se anule la orden judicial, seremos libres de continuar deteniendo la tala hasta que el viejo bosque primario dentro de las 60,000 hectáreas se declare protegido para siempre. Pero la palabra clave es: NOSOTROS.



Posdata:


Uno de mis mensajes de gratitud fue: "Estoy agradecida de que en Canadá todavía podamos protestar pacíficamente sin que nos disparen”. Mi amiga Sylvia Fernández, una defensora de los bosques en Perú, ha estado viendo la historia del bloqueo de Fairy Creek y animándonos. Ella envía emojis de corazón y aplausos cada vez que publico una historia y está asombrada por el hecho de que, a diferencia de la selva amazónica, donde la lucha no se detiene y los paramilitares al servicio de la tala internacional, las corporaciones petroleras y mineras están matando a los defensores de la Amazonía, todavía podemos protestar, todavía podemos luchar por el cambio, sin que nos disparen. Todavía podemos tener éxito. Como se mostró el sábado 14 de agosto de 2021 en el bloqueo de Fairy Creek, se trata de números. Podemos superar en número a los opresores, a los explotadores. Todos podemos ser uno de esos números. Y funciona. En Canadá, todavía es posible ayudar a salvar el planeta—todo lo que tenemos que hacer es manifestarnos.





Otro Articulo Sobre Fairy Creek en honor al bosque antigua y al ecosistema:


https://www.vigilancemagazine.com/post/el-hacer-es-la-esperanza-los-defensores-del-bosque-de-fairy-creek-arroyo-de-las-hadas



*


Notas:


[1] Al final de un comunicado de prensa de Bill Jones (una lectura obligada si quieres conocer la historia completa), dice: “Le imploro a la gente que continúe conmigo para proteger nuestros bosques de la destrucción y el colonialismo porque necesitamos aliados en el terreno para detener la tala de árboles viejos en mi territorio de origen y para mis futuras generaciones y parientes”. https://laststandforforests.com/news-media/elder-bill-jones-kati-george-jim-respond-to-pacheedaht-request-third-parties-leave-pacheedaht-territory/

[2] El Pacheedaht recibirá $277, 388 en 2021 y $35,000 cada año en 2022 y 2023 siempre que sigan “consultando”. No hay nada en el acuerdo que diga que recibirán más de un total de $347,388. Compare eso con el valor estimado de 132 millones de dólares en troncos que Teal remolcará para alimentar sus molinos en Surrey. Los Pacheedaht obtendrán el equivalente a tres décimas del uno por ciento del valor de “fibra” del bosque que Teal saca de su propiedad. Cualquiera que haya visitado la reserva Pacheedaht comprenderá por qué tuvo que firmar este acuerdo.

https://www.focusonvictoria.ca/forests/72/?fbclid=IwAR2r1vrdjUfCIKMyIZcZig7kJGxD4vWrmrnJoiZhz0P08jOGVvAtaIwawcU

[3] https://www.cbc.ca/news/canada/british-columbia/old-growth-deferral-1.6056278

[4] Estas estadísticas fueron calculadas por Joshua Wright, Director Ejecutivo de Universal Wildlands. universalwildlands.com

[5] Las dos primeras guerras en el bosque fueron Upper Carmanah y Clayoquot Sound. Ambas luchas lograron salvar de forma permanente importantes extensiones de bosque antiguo.

[6] En una conferencia de prensa de Zoom con Bill Jones el 2 de julio de 2021, se le preguntó a Bill: “¿Qué pasa con los ciudadanos de su nación? ¿Por qué no se unen más a usted en su protesta?” Luego procedió a explicar la psicología colonizada de su pueblo. “Creo que se debe a la ley sobre los indios y al sistema de reservas por el cual estuvimos aislados desde 1920 aproximadamente y alienados de la sociedad y no se nos permitió integrarnos ni aprender habilidades de comunicación [que eran] adecuadas para que muchos de nosotros sobreviviéramos y ganarnos la vida en la ciudad ... y luego, por supuesto, nuestras habilidades de pensamiento. Fuimos alienados sistemáticamente de este mundo y sólo se nos dieron las esperanzas del Band Council para salvarnos y el gobierno de Canadá proporcionó fondos para mantener a nuestra gente aislada incluso de nuestros propios pensamientos. Cuando vayas a mi pueblo, verás que todo el mundo está sentado en su casa viendo la televisión”.

[7] De vuelta en el campamento más tarde esa noche, hablé con un defensor del bosque llamado Jesús. Había sido uno de los “prisioneros” en la camioneta-patrulla que dejamos pasar. Su pierna estaba lesionada e iba a descansar del frente de batalla durante un par de días. Me contó cómo una vez él y otros doce defensores habían sido retenidos en la parte trasera de una patrulla en el calor extremo durante doce horas sin aire fresco. Algunos de ellos estaban vomitando.

[8] El año pasado, durante la campaña electoral, el primer ministro de Columbia Británica, John Horgan, y el gobierno del partido NDP hicieron una serie de promesas en torno a la protección de los bosques primarios, y parece que a una gran mayoría de los habitantes de la Columbia Británica les gustaría que se cumplieran estas promesas. El 85% de los habitantes de la Columbia Británica cree que es importante que el NDP de Columbia Británica mantenga estas promesas https://www.insightswest.com/news/june-forestry-2021/

[9]https://www.vigilancemagazine.com/post/the-doing-is-the-hope-the-forest-defenders-of-fairy-creek

[10] Para ver imágenes horribles de la brutalidad de la RCMP contra los defensores de los bosques de primera línea de lucha, consulte las redes sociales Rainforest Flying Squad. Este metraje es tomado por defensores y sus simpatizantes con teléfonos celulares. Recientemente, la RCMP ha confiscado (robado) los teléfonos de las personas.

[11] Trágicamente, para el 18 de agosto, los defensores del bosque habían sido empujados al borde del Sitio Sagrado de los Vestidos Rojos y River Camp está en una seria amenaza de perderse si más personas no van y apoyan al frente de batalla.

[12] https://vancouverisland.ctvnews.ca/b-c-supreme-court-grants-injunction-to-remove-fairy-creek-logging-blockades-1.5371620

[13] https://www.cbc.ca/news/canada/british-columbia/rcmp-fairy-creek-court-case-1.6139351; vea las razones del juez Douglas Thompson para dictaminar la ilegalidad de las zonas RCMP aquí: https://www.bccourts.ca/jdb-txt/sc/21/15/2021BCSC1554.htm






Sobre la Escritora:


Karen Moe es una escritora, artista visual y de performance así como activista feminista. Ha sido publicada en revistas como Border Crossings, ArtSpace, WhiteHot y Revista 192. Es la editora y fundadora de la revista Vigilance: Fierce Feminisms. Karen ha expuesto y actuado en Canadá, Estados Unidos y México. Karen vive en Columbia Británica, Canadá y en la Ciudad de México.

Cuando está en México, Karen escribe sobre la epidemia del feminicidio, la violencia contra los hombres jóvenes que son presa de los cárteles y la explotación de México por las corporaciones mineras internacionales—más específicamente las de su propio país, Canadá— y el arte.

Recientemente, Karen ha estado escribiendo sobre los bloqueos en Fairy Creek en la Columbia Británica, Canadá, donde se están talando algunos de los últimos bosques antiguos que quedan en el mundo.


“Básicamente escribo lo mismo una y otra vez en un contexto diferente: exposición y deconstrucción del patriarcado neoliberal que se basa en la explotación, una cultura de toma. Yo escribo Revolución".


Su primer libro, Victim: un manifiesto feminista de una feroz sobreviviente, será publicado en la primavera de 2022 por Vigilance Press.


www.karenmoeauthor.com



Sobre el traductor:


Habacuc Morales. Estudiante de enseñanza de español como lengua extranjera. Profesor de lengua italiana, francesa, portuguesa, español y náhuatl, así como traductor de las mismas. Amigo. Escritor. Viajero.





Cuando entramos en el antiguo cuartel general que ha sido desmantelado violentamente por la RCMP, nos encontramos con un vestido rojo solitario. Nos detuvimos y lloramos con las matriarcas de Haida Gwaii.



https://www.instagram.com/fairycreekblockade/

https://www.instagram.com/rainforestflyingsquad/




71 views0 comments

Recent Posts

See All