• Vigilance

ORGULLO: RESISTIR ES EXISTIR

Updated: Jul 4

Texto por Danielle Franco Estilo: Sara Andraca


Dedicarse a las artes nunca ha sido un oficio sencillo dentro de un sistema hegemónico en el cual la estética eurocentrista, la blanquitud, el discurso patriarcal y el colonialismo continúan apuntalándose como protagonistas en la obtención de recursos; el oficio se torna complicado para cualquiera que lo aborde con sentido crítico y desde una perspectiva periférica.


Cierto es que la actual crisis del COVID-19 afecta sin respetar frontera alguna todos los entornos y esferas culturales; sin embargo, pensar que se trata de un impacto uniforme nos confronta con una falsa equidad producto de la ilusión burguesa. Ante la pandemia, la jerarquía del privilegio tiene un efecto significativo al confrontar los desafíos de esta nueva normalidad. Las reflexiones en torno al privilegio, la explotación y la pobreza son hoy más que nunca una incitación a tomar posturas autocríticas.


Para nosotrxs mujeres, personas trans, identidades no binarias, poblaciones indígenas, afrodescendientes y demás individuos interseccionadxs por condiciones vulneradas, que dependemos además del ingreso de nuestra labores creativas, artesanales, de entretenimiento, la situación no ha sido más sencilla.


Si bien el contar con la tecnología necesaria para compartir contenido en internet ha logrado colocarnos en cierta posición privilegiada, nuestras características sexo-genéricas, color de piel, o nivel de ingresos nos ubica como poblaciones históricamente vulneradas, cuyas garantías individuales se ven aún más comprometidas en el contexto actual. Como ejemplo, está el caso de una servidora, ciudadana transgénero: mi principal medida de distanciamiento ha sido mudarme más de una vez de entornos emocionalmente violentos, por razones de género. Como está escrito en el artículo La Revolución del Covid, la capacidad de hacer cuarentena es un privilegio al que otras personas y yo no hemos podido acceder por diversas razones socioeconómicas y de género. Por supuesto, dicha inestabilidad aumenta el riesgo de desarrollar síntomas y propagar el virus.


En la CDMX, en pleno mes del orgullo y diversidad sexual, la discriminación al buscar empleo -en un contexto nacional de por sí difícil para encontrarlo- aunado a un entorno político más interesado en hacer propaganda de asistencia social que en el verdadero bienestar de sus habitantes, orilla a nuestra población a organizarse participativamente para apoyarnos como creadores y activistas. Vigilance: Fierce Feminisms abre este espacio durante la revolución del COVID para compartir aquellas iniciativas independientes que siguen resistiendo ante la nada fácil tarea de mantener a flote la comprometida estabilidad de nuestras poblaciones. Invitamos a lxs lectorxs a sumarse y contribuir solidariamente con las siguientes iniciativas:



DIVAS NOS QUEREMOS

s+s Project, en colaboración con Baby Ratta (Anobis Garcia), lanza ‘Divas nos Queremos’ una serie de micro-becas con la idea de apoyar a artistas cuir y activistas mexicanes, quienes se han visto afectades en su trabajo por la crisis del COVID-19. Esta iniciativa de Sofía Moreno y Ale Pichardo consiste en distribuir becas cada tres semanas a cierto número de artistas/activistas mexicanes dándoles la oportunidad de colaborar creativamente, difundir su trabajo y dar testimonio desde plataformas con mayor alcance en redes sociales.


PayPal: http://paypal.me/supportcdmxtrans


CASA DE LAS MUÑECAS TIRESIAS A.C. & CASA HOGAR PAOLA BUENROSTRO


Desde 2017 la asociación civil, fundada por la activista trans Kenya Cuevas, se enfoca en trabajar con poblaciones en situaciones de vulnerabilidad, en particular: personas en situación de calle, población LGBTTTI, personas prostituidas[1] y usuarios de sustancias no controladas. Tras un año de fundar la Casa hogar Paola Buenrosto -dedicada al acompañamiento de la reinserción social, económica y laboral de la población trans- la asociación civil reparte semanalmente y con todas las medidas sanitarias cerca de 200 comidas a poblaciones vulneradas, principalmente a personas trans prostituidas, debido a que los hoteles donde muchas vivían cerraron sus puertas por la pandemia de COVID19. A la iniciativa se han sumado presentaciones de variedad, donativos de despensas y la apertura de su propio canal de YouTube.


Para realizar donativos vía Paypal puedes ponerte en contacto al correo: munecas.tiresias@gmail.com


REFUGIO: CASA FRIDA

Un refugio temporal impulsado por las organizaciones Red Mexicana de Jóvenes y Adolescentes Positivos, Diversidad 360, el Centro de Investigación: Diversidad e Incidencia y la diputada apartidista Lucía Rojas. Abrió sus puertas el pasado 11 de mayo en el barrio de San Pedro de los Pinos, Casa Frida se convirtió en una alternativa para personas LGBT+ que sufren violencia o discriminación durante la pandemia del COVID19. El refugio temporal estará habilitado hasta el próximo 15 de julio y cuenta con espacio para recibir a 16 personas. Por ello, Casa Frida solicita apoyos, como comida, prendas de vestir, ropa interior, artículos de limpieza, o incluso depósitos bancarios.


Para realizar donativos puedes contactar a Raúl Caporal vía raulkaps@gmail.com




LA ESCENA DRAG: FESTIVALES DIGITALES


Lxs trabajadorxs de la escena nocturna no se quedan atrás, a casi cuatro meses del cierre de actividades en antros, bares y centros de entretenimiento -de los cuales depende su principal ingreso- una serie de festivales digitales gestados por la misma comunidad ha surgido como alternativa para resarcir la situación actual. Jonathan Ortega Alvarado aka Kanvas Lion se ha encargado de crear el festival digital KuirBit, iniciativa autogestiva que periódicamente ofrece un abanico de shows virtuales enviados por talento de toda la república mexicana a través de una convocatoria abierta.


Otros festivales han surgido dentro de la misma dinámica cuyo objetivo principal es salir de la ya gastada e innecesaria hegemonía del formato de concurso que muchos otros han intentado forzar incluso en este contexto, pero sobre todo recaudar propinas individuales para cada uno de los artistas que se suman a dichos gabinetes de talento. Otras alternativas por mencionar son Una Noche en la Mansión Monster por Oscar Illescas aka Titania Monster y Corona Dragital por Edo Peltier aka Margaret y Ya.


Puedes dar seguimiento, ver los shows y donar a estas iniciativas a través de sus respectivos canales de Youtube ligados en el párrafo.




Por otro lado Roberto Cabral, drag queen, artivista y cabaretero creador del festival Dragatitlán, se ha dado a la tarea de organizar al colectivo de trabajadores de la escena nocturna y demás personal que brinda servicios en dichos lugares para incidir ante la Secretaría del Trabajo y fomento al empleo de la CDMX, con lo que se ha logrado obtener recursos monetarios y un apoyo emergente simbólico, que si bien no logra sustentar el ingreso de estos trabajadores, ayuda a una gran mayoría.

Teniendo en cuenta las iniciativas antes mencionadas, es inevitable notar que hoy más que nunca el acceso y expansión de una plataforma de comunicación como lo ha sido el internet nos ha abierto la posibilidad de resistir juntxs como vigilantes, marginadxs y relegadxs. Iniciamos buscando en los confines del internet -un espacio tan público e íntimo a la vez- otros cuerpos como los nuestros, para dejar de ser ‘lo otro’ y conformar ‘lo nuestro’.

Por un lado, las indicaciones internacionales de distanciamiento social y aislamiento doméstico son medidas preventivas ante la amenaza de esta pandemia; por otro lado, son el perfecto catalizador para una pandemia mucho más antigua, la de la violencia, que no solamente continua, aumenta. El confinamiento resulta un privilegio para aquellos que no se ven en la necesidad de vivir al día, de salir de casa y enfrentarse al riesgo no solamente de posible contagio, sino a un riesgo doblemente peligroso, el de la discriminación, mismo que pone el dedo en la llaga cuando de contrastar vida pública y privada, exteriores e interiores, intimidad y sociedad se trata.

Si usted cree lo contrario, basta reflexionar acerca del reciente deceso de nuestra hermana la doctora María Elizabeth Montaño, ciudadana transgénero, personal médico administrativo del Centro Médico Nacional Siglo XXI del IMSS y defensora de la atención para las personas de la comunidad LGBT+, quien fue reportada como desaparecida al salir de su lugar de trabajo y quien, tras diez días de búsqueda, fue hallada sin vida a orillas de la carretera México-Cuernavaca Tres Marías, Huitzilac municipio de Morelos.



Este año se ha tomado la iniciativa internacional de manifestarnos en un ORGULLO DIGITAL, sin embargo, nos queda claro que el espacio virtual no es el único lugar al que pertenecemos. Es cierto que desde el inicio de la cuarentena la mayoría de los eventos culturales se han llevado a cabo en línea, pero el ORGULLO DIGITAL es una extensión simbólica que demuestra que nuestra comunidad ha existido enclaustrada en el Internet con o sin pandemia. El anonimato y la comodidad que para otros representa nuestro confinamiento digital no seguirá brindando consuelo a aquellos que continúan viéndonos como una amenaza. La situación actual es una invitación a involucrarnos en la estructuración de un nuevo tejido social, en el cual permanecer recluidos en Internet no será parte de nuestra nueva normalidad.


Donativos a la autora: paypal.me/francamentedanielle


NOTAS

[1]Nota de la editora: Vigilance Magazine usa el término "persona prostituida" en lugar del término "políticamente correcto" trabajadora sexual. Esto no es una falta de respeto a las personas que necesitan vender sus cuerpos y su sexualidad a otros (predominantemente hombres) para sobrevivir, por el contrario. El término trabajadora sexual, a pesar de que tiene su origen en promover la seguridad de las personas que venden sexo para sobrevivir, equipara las condiciones de este "trabajo" con cualquier otro. Los parámetros que constituyen elegir un trabajo varían drásticamente dentro de la jerarquía de privilegios. Son las circunstancias de género, raciales y económicas las que dan a la mayoría de las personas prostituidas muy poca o ninguna alternativa a la venta de sexo. Como el periodista Victor Malarek comenta "No hay otra circunstancia, aparte de la guerra, en la que tantas mujeres son golpeadas, violadas, mutiladas y asesinadas rutinariamente todos los años”. En uno de muchos estudios, la investigadora Melissa Farley informó que “En nueve países de los cinco continentes, el 89% de más de 850 mujeres en la prostitución dijeron que querían salir de ella". Para más referencias ver: Lydia Cacho, Slavery Inc: The Untold Story of International Sex Trafficking; Julie Bindel The Pimping of Prostitution; Kat Banyard Pimp State: Sex, Money and the Future of Equality; Melissa Farley Prostitution and Trafficking in Nevada: Making the Connections; Victor Malarek The Johns: Sex for Sale and the Men who Buy It; and Simon Häggström Shadow’s Law: The True Story of a Swedish Detective Inspector Fighting Prostitution como algunos ejemplos de los muchos críticos del termino "trabajadora sexual" que sirve para normalizar la explotación..

75 views
 

©2020 por Vigilance: Fierce Feminisms. Creada con Wix.com