• Vigilance

Animal de la salvia: sueño para conjurar al alma.


Por Cynthia Franco

Un ensayo por Karen Moe

Traducción al español por Habacuc Morales






Sueño para conjurar al alma

por Cynthia Franco


La tierra nos germina

Mientras te danzo al ritmo de tu sol

Con mi plexo recubro tu vientre descalza

Alma

Lluevo, me elevo, lluevo, me elevo

Alma

Camino, voy recogiendo cantos

Alma

Hago sonar al aire sus memorias

Me brota una corona de flores en el ombligo

Alma

Y tú, ladras en cada poro de mis raíces

Ladras por todas mis ancestras: “permanece tranquila”-dicen-

Ladras, guardiana árbol para que vuelva al centro

Te invoco

Ven, lóbame en tu lumbre

Ven, brámame en tu brama

Ven, brisa en mis cordilleras

Ven, bálsame de silencio de savia

Ven, vibra entre mis senos

Ven, pellizca la punta de mi flor, unta tu manto entre mis piernas

Ven, instinto, aquí estás, lo sé

Recordando mis deseos que no reprimen el hambre

Mírame

Me da sed dibujando tus colmillos

Me serpentea gruñirte en esa lengua sin palabras

Me danza tu agua meciéndose en mi cuello

Me espero, te abro la senda, te abro la boca

Aquí, aquí estás, con tu cabello de sirena

Recostada en mis muslos

Madre antigua, selva, ígnea

Alma



Foto por Alejandro De La Rosa





Aúlla la frontera: Manifiestos del cuerpo de Cynthia Franco

Por Karen Moe



Aquellos que han vivido en el frente de la violencia y la explotación conocen la verdad acerca de la mentira. El lugar de nacimiento de la poeta y artista escénica mexicana Cynthia Franco es la zona fronteriza de Tijuana. La economía oscura de Estados Unidos, Tijuana, es una inversión de su progenitor del norte, el lugar de nacimiento de la oportunidad de la que está privada. Su lado B. [1]


Tanto la poeta/performer de Tijuana, Cynthia Franco como la activista/intelectual Sayak Valencia nos muestran cómo la frontera, traspasa su línea imaginaria: la frontera es una zona, una (anti) comunidad, un embaucador que viste una herida abierta como oportunidad—Un límite perpetuamente impedido.


“El mundo feliz de desencanto,” escribe Valencia. “Eso da a luz a los migrantes todos los días,” agrega Franco. “Tijuana no está en ninguna parte,” afirma Franco así como Valencia Una mujer-border se parece a la muerte y deambula con una mano unida a un revólver. El Hombre- Jeringa emprende un vuelo fallido en medio de la serpiente metálica. Los transparentes y los ciertos. Los punzantes. [2]


“En dólares se habla, se pregunta, se baila,” me dijo Franco. La brutalidad el sustento del de la-la land de arriba que es capaz de jugar el desalmado juego de la utopía alimentándose del otro manufacturado, el de abajo.


“No tenían nada hasta que llegamos aquí,” dicen los gringos.



“Regresa niña”

“Regresa animal” [3]


Franco llama al comienzo del poema final de Animal de Salvia, “Sueño para conjurar el alma.” Volvamos a la niña, la niña con su cuerpo maleducado [4] que precede al silencio patriarcal; el animal que todos seguimos siendo incluso después de haber cruzado al occidente antropocéntrico que está gobernado por psicópatas corporativos. [5] Una civilización donde:


“Tijuana en primera plana mostrando a los colgados o la constante navaja de un cholo en las orillas del canal. Drugstore in every corner for everyone. Viagra para gringos o mexicagringos. … Tijuas [6] de la calle sexta y drogas y weed y Zacazonapan [7] and carte blanche. y carta blanca. Tj, tj in rituali, tía juana, [8] La Maguana, [9] catedral, calle primera de mi alma norteada. Coahuila [10] sin borders Cantadito el acento te canto,” Franco escribe su ciudad. “Tijuas, chola.” [11]


“No tenían nada hasta que llegamos aquí,” afirman los psicópatas corporativos que tienen la audacia de sostener las maquiladoras como filantropía cuando “las condiciones son deplorables, racistas y violentas, los empleados viven para trabajar y sólo duermen un par de horas.” [12] Las maquilas, the sweat shops of North America, se tambalean en el borde de la frontera, sólo lo suficiente aún-en-México como para que no necesiten papeles para convertirse en la parte inferior de la economía estadounidense, el estafador neoliberal en su máxima expresión. Hasta donde llegan la mayoría de los migrantes. Las maquilas, esas tierras de nadie hechas por hombres blancos donde nadie va excepto para cosechar las recompensas de su caridad egocéntrica, una tierra-liminal por mujeres predominantemente del tercer mundo donde los dedos pequeños hacen que el trabajo sea más rápido. El espacio de casi-llegamos-pero-nunca-será.


“Te vas a casa con tus pocos dólares,” [13] dice Franco, “like my grandmother and my mother and my aunts/ las mujeres que me anteceden y las que están.”


Los migrantes son los esclavos de las maquilas,” me dijo Franco. “¿Quién trabajaría en estas fábricas? Intenta mantener a una familia. Eso es. Quizás sea otra forma de exterminar a los migrantes.”


“No serías nada sin nosotros,” defiende la corporación/psicópata. “Tú nos perteneces.” [14]


“Tijuana me vuelve loca….



Cynthia Franco: “Vivimos entre colinas. ... el horizonte no cruza por ninguna parte.” Entre México y EE. UU, la frontera española y la frontier inglesa se superponen etimológicamente a medida que se separan semánticamente. La frontera inglesa es un amplio espacio de oportunidades, tipificado por el wild west de la época colonial, donde los imperialistas europeos exterminaron y acorralaron a los indígenas para crear su estado-nación blanco y supremacista. Por otro lado, tanto lingüística como literalmente, la frontera española denota un mundo donde la oportunidad se corta a la mitad por una línea imaginaria.


Sayak Valencia: El borderline no se libra de ninguno de los lados de la serpiente metálica

… [Tijuana]irse y quedarse al mismo tiempo.” Mientras la frontera y la frontier se hablan en un idioma de desigualdad a un ritmo de más de 200,000 personas por día,[15] la frontera está conectada por su divisiones.

Con más de 3,000 maquiladoras, de dueños predominantemente extranjeros, que bordean la frontera entre México/Estados Unidos, la frontera es una fábrica de separación institucionalizada. Desde la firma del TLCAN en 1994 y la desregulación del comercio entre Canadá, Estados Unidos y México, la economía global ha fluido libremente a través de linea divisoria, desde la producción mexicana hasta el consumidor del primer mundo, haciendo del tercer mundo lo que Valencia llama “Países de repuestos de fábrica.” [16] Irónicamente, el sur fabrica los bienes de consumo que piratean la conexión humana y la empatía en el norte industrializado. Inversiones de desmembramiento: en el tercer mundo, cuerpos descuartizados; en el primero, vidas emocionales descuartizadas.[17] La feroz lógica del neoliberalismo no es buena para nadie. Enraizada en décadas de división integrada entre el tener /el no tener/el no tener/el tener ad infinitum, la relación entre países fornterizos está tan entretejida en la cultura o culturas como el tejido que producen muchas de las maquiladoras. Y, como en todos los contextos de explotación, las mujeres son las más vulnerables. La raza, el género y el acceso a las oportunidades dividen y el feminicidio se propaga a lo largo de la frontera mientras las trabajadoras migrantes mexicanas que van y vienen de las fábricas temprano en las mañanas y tarde en las noches, están literalmente separadas de sus propias vidas. [18]


Y, sin embargo, Cynthia Franco canta, en Tijuana, hay “una neblina fría para recordarnos nuestra fuerza.”


La Salvia es una planta mexicana que se conoce como la salvia de los adivinos. Tiene propiedades psicoactivas transitorias y las hojas contienen compuestos opioides que inducen alucinaciones. En los rituales de Cynthia Franco de Animal of the Salvia, la poeta/performer reimagina la efimeridad no como una migración hecha de esperanza fraudulenta, sino más bien como una interacción infinita entre la interconexión de plantas/animales/humanos/cuerpos/almas.


Para Franco, el ir y venir económico a través de la frontera inscribe la superficie con la injusticia, pero nunca llegará lo suficientemente profundo como para esparcir verdaderamente la divinidad que es, a través de nuestros ancestros, “larga, como nuestros dolores y ríos/ larga, como nuestras antiguas almas.” Reimaginando el mundo, su obra se enfrenta a la Tijuana donde “todo lo que entra o sale de la ciudad viene de dos partes y todo sale en dos partes.” [19] La poesía/performance de Franco transgrede las fronteras al reconectar lo que se ha cortado con una parte. “Tijuana makes me crazy, me dijo Franco. “It makes me feel to juntar las lenguas, to juntar maquilas, to juntar fronteras.”


En el primer verso de Vúlvame en tu desierto, la poeta invoca: “Hojita de garambullo, dame una espina.” Con este pinchazo de un cactus indígena, se rompe la frontera entre el interior y el exterior. La adivina/poeta es escalada como una montaña por la espina de garambullo que es su iniciación y, como en una alucinación que nace de una realidad transformadora, ella es “vaho de tu río, eres mi nido cítrico.” Se vuelve borroso en cuanto a quién es quién, y este es precisamente el punto—cuando hay “unas vaporizaciones de romero a puerta cerrada pa’ soltar los secretos.” Sueño para conjurar al alma es el ritual final de esta serie de tres, un final que ha iniciado un nuevo lenguaje en el que es posible que “ladras en cada poro de mis raíces.” Tejedoras de ensueños todos; el racionalismo es desafiado y la poeta es llevada por sus poemas que “nos llevan a la incertidumbre,” la luz, que siempre ha estado con ella. Y nosotros.


En 1975, en la cúspide de la Segunda Ola Feminista, feminista francesa Hélène Cixous escribió: “las mujeres deben escribir para sí mismas: deben escribir sobre las mujeres y hacer que las mujeres escriban, de lo que han sido expulsadas tan violentamente así como de sus cuerpos.” [20] En 2020, en una cultura donde la violencia de género es una epidemia, “la construcción de la nación mexicana está basada en el machismo y la violencia que implica esa conexión.” [21] Cynthia Franco me dijo cómo la sexualidad de la mujer como la sexualidad de la mujer para la mujer que existe fuera de los prerrequisitos patriarcales de complacer al hombre está muy oprimida. “Es tabú,” dijo. En

México, la sexualidad femenina está asediada por una cultura de sexismo extremo que es producto directo de lo que Valencia llama “machos dañados que buscan vengar su honor y proteger su territorio.” [22] Este hombre ha perdido su poder por haber nacido en el lado explotado de la frontera y “utiliza la violencia como una herramienta de empoderamiento” dando como resultado lo que Sayak Valencia llama necroempoderamiento. [23] No hay individualismo absoluto; todo está conectado. Desde la depredación neoliberal hasta la pérdida del poder masculino y la violencia de género—las separaciones engendran lo que no tiene por qué ser real.

Como las feministas de la Segunda Ola de francia que escribieron a través de sus cuerpos como actos de différence, los performances poéticos de Franco son una continuación de esta necesidad, que es particularmente aguda en una nación donde aproximadamente doce mujeres al día son asesinadas por sus parejas hombres. [24] La escritura de Franco a través de su cuerpo se subvierte para trascender el género y confunde el lenguaje binario del patriarcado. Escribiendo desde una cultura donde el machismo define la identidad nacional, [25] sus rituales eróticos no son sólo actos de revolución de género, sino también de la nación.

Los rituales performativos de Franco desbordan el yo. Cixous llamó a las mujeres a escribir erotogeneidad, erotismo que genera, produce y cosecha. El llamado de Franco se basa en el deseo de las feministas de la Segunda Ola mientras escribe a través de un eros: “ábrete labio a labio, primavera de vulva.” No importa quién es el “tú” como el que dice “fructificas lo que tocas como mi mano en tus cordilleras.” La pluralidad de ‘tu’ toque y ‘mío’ se entrelazan y el fruto nace de la topografía encarnada “falangeal,” así como las articulaciones de los dedos se escabulle solar en cada plexo de tu sombra.” El tacto, nunca quieto, es la luz que viaja a través de una red de nervios, vasos sanguíneos y viceversa—desde fuera, debajo y más allá de la cultura.


Esta práctica, escribe Cixous, extraordinariamente rica e inventiva, se refiere en particular a la masturbación. Franco, la poeta como masturbadora, celebra el “¡coñísimo! Vulva avivada de luz, agua y miel.” Esta práctica se prolonga y se acompaña de una producción de formas. Franco hace “sonar al aire sus memorias” y da a luz una montaña “saliva entre mis piernas.” Una verdadera actividad estética, cada etapa de éxtasis inscribe una visión resonante. Franco fusiona su alma/carne. A diferencia del alma cristiana que está separada del cuerpo y se unirá sólo después de la muerte, después de la desaparición de la carne, Franco escribe su alma como la semilla de su parto, su voz verdadera, el aliento de vida que se implanta en su vivir, sexual, ser. [26] Ella invoca a su Alma: “Ven, lóbame en tu lumber/ Ven, brámame en tu brama/ Ven, brisa en mis cordilleras/ Ven, bálsame de silencio de savia/ Ven, vibra entre mis senos/ Ven, pellizca la punta de mi flor, unta tu manto entre mis piernas.” El alma es el cuerpo; el cuerpo es el alma, una cesura escrita viva que se sumerge el uno en el otro hasta que la otredad deja de existir. La belleza ya no estará prohibida, proclama Cixous. “Y ah, cómo me meces,” canta Franco.


Mientras la poeta se enrolla entre líneas y estrofas, se libera la serpiente metálica de la frontera de Valencia; mientras la performer sueña con evocar al alma, escribe en un lenguaje más allá del habla léxica. Me serpentea gruñirte en esa lengua sin palabras,” se abre a sí misma y escribe un no lenguaje como, uno que subvierte el racionalismo patriarcal que es capaz de hacer razonable la explotación. En 1975, en La Risa de la Medusa, Cixous “deseaba que la mujer escribiera y proclamara: yo, también, desbordo; mis deseos han inventado nuevos deseos.” En 2020, Franco cumple el deseo de Cixous: Retuerce al lenguaje desde su origen hasta más allá, “esparciendo tu dulzura sobre labios mayores” y los ancestros fueron pariendo palabras mezcladas que nacían después del llanto/ lágrimas en salsa macha/ rabia en molcajete …/ gritos ahogados en chiles poblanos.”


“Ven, instinto, aquí estás, lo sé,” declara Franco y su cuerpo conoce canciones inauditas, es un eco de Cixous. [27]


Pero no me malinterpretes. No todo es éxtasis ¿Cómo podría ser cuando la búsqueda de la felicidad individual/del consumidor es la razón por la que el mundo está en tal desastre? Como Franco escribe mujeres entrelazadas con el Todo de la existencia, la inevitabilidad del dolor y la supervivencia es parte del erotismo: el dolor nunca está separado de la alegría. Los ancestros ​​son “sin filtros en el rostro y a veces con los ojos cabizbajos su pureza es parte de la inmanencia de la melancolía.” En Sueño para conjurar el alma, la poeta “recuerda sus deseos que no reprimen el hambre.” El deseo está vivo en la imposibilidad de nunca estar plenamente satisfecho mientras una “enredadera entre lunares … en la hora infinita del quejido” y “nos erotizamos en luna llena bien en brama dejamos el cabello largo para trenzar la melancolía.”


Cixous escribe: “Ella sola se atreve y desea saber desde dentro, dónde ella, como marginada, nunca ha dejado de escuchar la resonancia del ante-lenguaje. Ella deja que hable el otro idioma—el idioma de mil lenguas que no conoce ni encierros ni muerte. A la vida no le niega nada. Su lenguaje no contiene, lleva; no se detiene, hace posible.” [28]


Franco me dijo: “las mujeres y hombres-mujeres trans son visionarios a través del sufrimiento. A través de su subjetividad del tercer mundo, hay un doble dolor: dolor por la privación económica y dolor por la violencia del machismo que es el resultado de una distribución desigual del bienestar en un mundo ahora firmemente globalizado.” Irónicamente, hay sabiduría que viene con el conocimiento vivido del dolor, con el conocimiento del vacío. Las experiencias del borde llevan el conocimiento derivado de la opresión a un reino de sabiduría “tercermundizado.” [29]


Para quienes conocen los límites de la explotación, para quienes no se duermen por la capacidad de tener lo que se les promete y quedan paralizados por ese privilegio, para quienes saben que la codicia no es el único camino porque “el camino siempre ha sido” y no hay nada que pueda hacer más que lamerme los labios con la lujuria insaciable de nunca tener suficiente, la realidad es obvia. Cuando no se tiene la “libertad que se constituye como el poder de privar al otro”, los explotados están alfabetizados en la feroz lógica del neoliberalismo. [30]


“No tenían nada antes de que llegáramos aquí,” insiste el lenguaje de la razón.



“Tijuana no es nada,” repite Franco. Pero cuando uno no ha experimentado nada, cuando uno ha rozado el vacío y no ha caído del todo, hay sabiduría. Hablamos por los que lo han hecho, por los que aún no lo han hecho, en un lenguaje que desafía al que lo toma. El vacío se llena de todo. [31]


Volvemos al principio: “aquí estamos: made de volcán envuelto en hoja de aguacate …

vulva negrita dadora de vida … Madre antigua, selva, ígnea/ Alma … desde morras”—los cimientos de la resistencia y vida. [32]


Al final de nuestra entrevista, le pregunté a Cynthia Franco cómo las experiencias vividas por sus antepasados afectan y motivan su trabajo:


Afectan porque es la herida que me atraviesa para escribir. Está en mi cuerpo. En mi memoria. Las he escrito en el libro “Hatsi” para poder nombrarlas. Ser su voz. Creo que cuando recito intento ser el cuerpo y los dolores de mis ancestras. Quiero sanarlas con mi poesía. Y que ellas me sanen a mí. Cuando hago performance mi danza las habla. Aúlla la frontera. Gritas las desapariciones. Por eso hago arte.


*



“Resistimos y, por esa razón, somos hermosos—somos aún humanos.”

Álvaro Enrigue.




https://www.vigilancemagazine.com/post/animal-de-salvia-ritual-dos-ritual-two

https://www.vigilancemagazine.com/post/animal-de-salvia-ancestras-ritual-uno


*


Notas


1. Sayak Valencia Gore Capitalism. South Pasadena, CA: Semiotext(e) Intervention Series 24, 2018: 23.

2. . http://revistavozal.com/vozal/index.php/this-is-tijuana

3. Si no se indica lo contrario, todas las citas son de la serie de poemas de Cynthia Franco publicados en Vigilance: Fierce Feminisms Magazine en 2020.

4. En el ensayo feminista emblemático de Hélène Cixous "La risa de la Medusa" (1975), escribe: "Ahora mujeres de lejos, de siempre: de “afuera,” de los páramos donde las brujas se mantienen vivas; desde abajo, desde más allá de la “cultura”; de su infancia que los hombres han tratado desesperadamente de hacerles olvidar, condenándola al “descanso eterno.” Las niñas y sus cuerpos “maleducados” encerrados ... Frigidificado. Pero alguna vez están furiosas debajo.” Citado en Modern Feminisms: Political Literary Cultural. Maggie Human, editora. Nueva York: Columbia University Press: 1992, 198.

5. En The New Corporation: An Unfortunately Necessary Sequel (2020) los directores Jennifer Abbott y Joel Bakan se basan en su primer documental, The Corporation: The Pathological Pursuit of Power (2004), donde se demuestra que una corporación tiene el poder de una persona. La película pregunta, ¿qué tipo de persona es la corporación? Basando su investigación en el Manual de Trastornos Mentales DSM-1V de la CIE-10 de la Organización Mundial de la Salud, la película repasa la lista de verificación de diagnóstico de personalidad para un psicópata: 1. Una insensible indiferencia por los sentimientos de los demás. 2. Incapacidad para mantener relaciones duraderas; un desprecio imprudente por la seguridad de los demás. 3. Engaños, mentiras repetidas y engaños a otros con fines de lucro. 4. Incapacidad para sentir culpa. 5. Falta de conformidad con las normas sociales con respecto a los comportamientos legales. En la secuela, desafortunadamente, la corporación, que ha logrado un nivel espantoso de desregulación del mercado global durante los últimos 21 años, tiene más poder que los gobiernos nacionales. Irónicamente, de acuerdo con el desarrollo del control del mundo por parte de las corporaciones, se ha agregado otro rasgo de personalidad a la lista de verificación de la Organización Mundial de la Salud: el uso de la seducción, el encanto, la sencillez, la labia para lograr tales fines “

6. Tijuas/TJ: La gente de Tijuana.

7. Zacazonapan: Un bar donde los artistas y activistas se reúnen.

8. La leyenda urbana afirma que a mediados del siglo XIX, la tía Juana, que significa tía Jane en español, era una persona real cuya posada brindaba comida y hospedaje a los viajeros. Sin embargo, no hay registro de tal posada; de hecho la primera edificación de la zona fue construida por Argüello en todo caso, después de nombrar su rancho Rancho Tía Juana. http://151.80.200.53/poi/29772/Tijuana.html

9. https://www.youtube.com/watch?v=JYRERj074I4

10. Coahuila: el nombre de una calle en el norte de Tijuana (la parte más cercana a la frontera con Estados Unidos) que es el principal paseo de prostitutas.

11. Chola: en algunas partes de América Latina, una mujer de ascendencia indígena o parcialmente indígena. Informal en los Estados Unidos: una joven perteneciente a una subcultura urbana mexicoamericana que está asociada con pandillas de narcotraficantes.

12. Karen Moe entrevistó a Cynthia Franco en noviembre de 2020 sobre las experiencias de su madre, tías y abuelas trabajando en las maquiladoras en la frontera de México y Estados Unidos.

13.“Hasta 2019, los trabajadores de las maquiladoras ganaban el salario mínimo legal en México del equivalente a US $ 4-5 por día. Después de que el nuevo presidente de México, Andrés Manual López Obrador, asumiera el cargo a fines de 2018, cumplió su promesa de campaña de duplicar el salario mínimo legal a US $ 9 por día. Como sin duda está claro, existe una violencia estructurada que empobrece a mujeres (y hombres).” Es dolorosamente obvio que, aunque el salario de una jornada de trabajo de 10 a 12 horas se aumentó de 4 a 5 dólares a 9 dólares por día, el hecho de que cualquier propietario de una fábrica que afirme ser un ser humano podría cometer semejante atrocidad económica, es una realidad prácticamente impensable. Y, para agregar a este horrible ejemplo de explotación del tercer mundo por parte del primero, “con salarios tan bajos, los trabajadores apenas ganan suficiente dinero para llegar a fin de mes, dejándolos sin ahorros ni esperanzas de dejar la maquila algún día . Generalmente, el salario de una persona no es suficiente para mantener a una familia de 2-3, por lo que muchos niños se ven obligados a ingresar al sector de la maquila para ayudar a sus familias. Si bien el trabajo infantil está prohibido, los niños de entre 11 y 12 años todavía ingresan a la maquila con una identificación falsa.” Los “más de un millón de mexicanos que trabajan en más de 3,000 maquiladoras de manufactura o plantas de ensamblaje de exportación en el norte de México,” están atrapados intergeneracionalmente en el ciclo neoliberal de abuso. https://whistleblower.org/in-the-news/hiplatina-murder-at-the-border-how-the-u-s-mexico-turn-a-blind-eye-to-femicide; https://whistleblower.org/in-the-news/hiplatina-murder-at-the-border-how-the-u-s-mexico-turn-a-blind-eye-to-femicide/; https://www.thoughtco.com/maquiladoras-in-mexico-1435789

14.Con base en las experiencias de sus parientes femeninas, Cynthia Franco me contó cómo: desde el punto de vista de las maquiladoras propiedad del primer mundo existe la idea de “tú nos perteneces”.

15. https://fox5sandiego.com/news/border-report/tens-of-thousands-of-u-s-residents-cross-the-border-every-day-for-work/

16. Valencia: 84.

17. “En el mundo industrializado, excepto en casos severos de negligencia o pobreza extrema, las necesidades básicas de nutrición y vivienda generalmente se satisfacen. La tercera necesidad primordial [para el desarrollo saludable del cerebro]—la nutrición emocional—es la que más probablemente se verá alterada en las sociedades occidentales. Dr. Gabor Maté In the Realm of the Hungry Ghosts: Close Encounters with Addiction. Toronto: Penguin Random House Canada / Vintage Canada, 2008; 2018: 185.

En los Estados Unidos, el desmantelamiento de la familia extendida en la década de 1950 con el auge del capitalismo de consumo es la causa directa de “[personas] con una mentalidad individualista [que] tienden a estar menos dispuestas a sacrificarse por la familia”—sin mencionar a nadie más. https://www.theatlantic.com/magazine/archive/2020/03/the-nuclear-family-was-a-mistake/605536/

18. https://whistleblower.org/in-the-news/hiplatina-murder-at-the-border-how-the-u-s-mexico-turn-a-blind-eye-to-femicide/

19. Valencia: 17.

19. Una hoja de cactus.

20. Cixous: 196.

21. Valencia: 54.

22. Ibid: 55.

23. Ibid: 134; Valencia utiliza el término "necro-empoderamiento" a lo largo de su libro Gore Capitalism cuando analiza la psique del sujeto endriago.

24. Véase mi artículo: “A Life of a Woman is more Important than an Historical Monument” for a detailed account of the femicide epidemic in Mexico. https://www.vigilancemagazine.com/post/life-of-a-woman

25. Valencia: 54-55.

26. La entrevista entre Karen Moe y Cynthia Franco se realizó en noviembre del 2020

27. Cixous 197.

28. Ibid: 202.

29. Valencia: 37.

30. Ibid: 106.

31. Aunque soy un miembro privilegiado del primer mundo, como sobreviviente víctima de secuestro y agresiones sexuales, me incluyo en este “nosotros”—y en la sabiduría paradójica, la ferocidad y la resistencia que, paradójicamente, obtuve de estas experiencias. Mi próximo libro, Victim: A Manifesto, se centra en estas experiencias personales y fenómenos revolucionarios.


*


Sobre las escrituras:


Cynthia Franco nació en Tijuana. Migrante. Maga. Poeta. Performer. Lic. en Comunicación. Maestra y hacedora de Spoken Word. Gestora y Maestra de Ceremonias. Integrante de la Asociación de Escritores de México, Circuito Nacional Poetry Slam MX y Centro Transdisciplinario Poesía y Trayecto AC. Ha trabajado con niñes, juventudes, mujeres y nuevos creadores. Publicó su libro Hatsi con Astrolabio Ediciones y Libros del Cardo de Chile en 2017. Ha presentado su obra en todo México y en La Habana Cuba. Coordinó proyectos comunitarios como Haz un libro y haz barrio, Lleve sus poemas por kilo y calientitos, Petra la Barriobocina,entre otros. Es parte del proyecto Rapquimia: Rap Feminista junto a Masta Quba y Marie V. Coordina los proyectos con enfoque de género, exploración de la voz, danza y tránsitos multidisciplinarios: Voces Combativas y Caléndulas Canela.

https://www.facebook.com/cynthia.franco.calendula/

https://www.instagram.com/cynthia.franco.lizarraga/

https://www.youtube.com/results?search_query=CYNTHIA+FRANCO


Karen Moe es una escritora, artista visual, performer y activista feminista. Su trabajo se enfoca en el género, la violencia sistémica, y la justicia. Ha sido publicada en revistas como Border Crossings, ArtSpace, WhiteHot y Revista192. Es la editora y fundadora de la revista Vigilance: Fierce Feminisms. Karen ha exhibido y actuado en todo Canadá, en los Estados Unidos y en México. El primer libro de Karen Victim: un manifiesto se publicará en el otoño de 2021. Karen vive en la Ciudad de México.

www.karenmoe.net

Sobre el Traductor:


Habacuc Morales. Estudiante de enseñanza de español como lengua extranjera. Profesor de lengua italiana, francesa, portuguesa, español y náhuatl, así como traductor de las mismas. Amigo. Escritor. Viajero.



 

©2020 por Vigilance: Fierce Feminisms. Creada con Wix.com